Blogia
wwwcirobianchi / BARRACA HABANERA

Amores lejanos

Amores lejanos

Ciro Bianchi Ross 

 

¿Sabía usted que era cubana la mujer que inspiró a Saint-John Perse –Premio Nobel de Literatura en 1960- su célebre poema “A la extranjera”? ¿Que el gran amor de   Ernest Hemingway en La Habana fue  una mulata  llamada Leopoldina, y  que el escritor la inmortalizó en una novela  con el nombre de Liliana, la Honesta? ¿Que una de las últimas amantes del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo fue una rumbera cubana? ¿Qué el boxeador Kid Chocolate tuvo amores con actrices como Pola Negri y a Misttinguette? ¿Que José Raúl Capablanca se casó con una princesa rusa auténtica y que Alfonso de Borbón, el primogénito de Alfonso XIII y tío del rey Juan Carlos, renunció a su derecho a ocupar el trono de España para casarse con la cubana Edelmira Sampedro? ¿Que Miguelito Valdés sostuvo una relación con Patricia Hill, la llamada reina de la mafia, que vivía obsesionada con el diente de oro que lucía el cantante? ¿Que el jefe mafioso Meyer Lansky tuvo mujer cubana durante años y que la llevó consigo  cuando salió definitivamente de Cuba en 1959? ¿Que Ava Gardner, “el animal más bello del mundo”, como le llamaba su amigo  Hemingway, se entregaba aquí a auténticos maratones sexuales y que aunque tenía amantes blancos más o menos fijos, se las arreglaba siempre para colar algún que otro negro en su suite del Hotel Nacional? ¿Que era cubana la “marca de fábrica” de los mellizos de Tongolele? ¿Que el teatrista Gerardo Fullera León se llevó una tarde a la cama a Margarita Duras, la autora de Hiroshima, mi amor? ¿Que el dictador Fulgencio Batista vivía enamorado de Rosita Fornés, la mujer más deseada de Cuba?

            En Cuba hay médicos e investigadores cuyos nombres dan la vuelta al mundo. Y escritores, actores, deportistas, compositores, intérpretes, realizadores cinematográficos… En esa relación de famosos, por una razón u otra, quedan siempre fuera los amantes. Y amantes y grandes amadores y donjuanes y mujeres que amaron o se dejaron amar los hay aquí por montones dignos de figurar en la galería más selecta.

DOÑA LEONOR Y LA EXTRANJERA

La relación, de ser cronológica, comenzaría con Leonor –o Inés o Isabel- de Bobadilla, la esposa de Hernando de Soto, el afiebrado explorador que luego de haber jugado al ajedrez con el Inca Atahualpa, que era su prisionero, buscó sin encontrar, en 1539, en la Florida, la fuente de la eterna juventud. Soto gobernó la Isla a partir de 1537 y cuando partió a su aventura dejó a doña Leonor al frente del gobierno. Aunque el historiador Pezuela dice que esa autoridad fue “puramente nominal”, el caso es que nunca antes ni después una mujer desempeñó aquí tamaña responsabilidad.

            Cuenta la leyenda que todas las tardes subía la señora a la torre del primitivo Castillo de la Fuerza a atisbar en el horizonte el regreso del marido. Pero Hernando de Soto jamás volvió. Murió en la Florida y sus compañeros lo enterraron en el lecho de un río para evitar que los indios profanaran su cadáver. Un siglo después los habaneros, en recuerdo de doña Leonor, que esperó y esperó y quedó a la postre sin respuesta, hicieron fundir en bronce la imagen de una mujer que porta en su mano izquierda la Cruz de Calatrava y la colocaron en lo alto de la torre de homenaje del Castillo con el fin de que indicara a los navegantes la dirección del viento. La llamaron La Giraldilla y simboliza a La Habana.

            Demos ahora un salto en el tiempo. El 16 de mayo de 1874 contraen matrimonio en la ciudad central de Santa Clara, Luis Estévez y Romero y Marta Abreu. Él es un distinguido abogado –con bufete en la calle Obispo, 27- y profesor de la Universidad. Ella, una de las mujeres más acaudaladas de Cuba, benefactora de esa ciudad y sólido sostén económico de la causa de la independencia, a la que hace cuantiosas donaciones, como aquellos cien mil pesos que puso en manos del Partido Revolucionario Cubano al enterarse de la muerte de Maceo. Instaurada la República, Luis Estévez fue su primer vicepresidente, pero inconforme con la política de Estrada Palma, renunció a ese cargo en 1905 y volvió, junto con su esposa, a instalarse en París. Allí Marta enfermó. Cuando falleció, el 3 de enero de 1909, Estévez debió ser internado en una clínica siquiátrica, y justo un mes después del deceso, en un gesto dramático y desolado, se quitó la vida con un pistoletazo. Tal era el carácter de Marta, tal su temple, que la gente decía que Luis Estévez fue vicepresidente de la República y vicepresidente de su casa.

            Y con Marta se relaciona “la extranjera” de Saint-John Perse, pues esta enigmática mujer, cuya verdadera identidad se mantuvo oculta durante cuarenta años, era su sobrina Rosalía Sánchez Abreu. Lilita le decía su familia. Lil  le llamaba el poeta que, al evocarla ya casi al final de su vida, en 1975, confesaría que “nunca tuve relaciones parecidas con otro ser”.

            Lil y el escritor francés se conocieron en 1932 y “A la extranjera” fue el regalo de despedida que el poeta le hizo cuando,  años después,  se separaron por última vez, en Washington. Sin embargo, Perse no olvidó nunca a la cubana y todavía en 1953 le hacía llegar este mensaje: “Quisiera que ella sepa que permanecerá para siempre en lo mejor de mí mismo, que ella es mucho de mí mismo, que mi corazón sigue emocionándose cuando pienso en ella, y que el lazo que existe entre nosotros seguirá siendo para mí, quizás contrariamente a lo que ella siente, excepcional hasta mi muerte”.

            La muchacha estaba casada, al menos desde 1928, con un sujeto llamado Alberto Henralix o Henrahx, que de las dos maneras aparece escrito en las guías sociales de la época.

LA REALEZA

Fue un amor a primera vista el de Alfonso de Borbón, Príncipe de Asturias, y Edelmira Sampedro (en la foto). Se vieron una noche en un cinematógrafo de la ciudad suiza de Lausana y se enamoraron.

 Todo lo tuvo en contra la joven pareja desde el comienzo. La familia real española no aceptó el noviazgo, y Edelmira debió sufrir bien pronto las presiones de los enviados de Alfonso XIII, ya exiliado en París, que privó al hijo de sus cinco automóviles, redujo sensiblemente su mesada y lo obligó, en definitiva, a renunciar a su derecho a la sucesión. Ningún miembro de la Casa Real  asistió a la boda, en Lausana,  el 21 de junio de 1933, y las invitaciones que el ya Conde de Covadonga  cursó a amigos y conocidos, le fueron devueltas “con sentimiento”.

 Los celos desmedidos de Edelmira, por un lado, y la hemofilia que aquejaba a Alfonso, por otro,  harían muy difícil la vida en común. Rompe la pareja sus relaciones una y otra vez, pero se reconcilia siempre hasta que en 1937 ella lo acusa de tener otra mujer. Es el fin. En Nueva York, Alfonso pedirá la anulación el matrimonio, y Edelmira, en La Habana, el divorcio.

            La acusación de Edelmira tenía, esa vez, una base real. Alfonso estaba viéndose en secreto con otra cubana, la modelo Martha Rocafort. Se casarían en La Habana, en junio de 1937.  ¿Llegó Martha a ese matrimonio impulsada por el amor o por el interés?

Un familiar cercano suyo confesó a este periodista que, aunque no descartaba la posibilidad de atracción física, se inclinaba más por lo segundo que por lo primero. Y de una opinión más o menos similar fue Zenobia Camprubí, la esposa de Juan Ramón Jiménez, que siguió en La Habana las peripecias de la relación. “Ojalá sean felices, escribió Zenobia en su diario, pero parece un matrimonio de conveniencia”.

            Amor o interés, esta relación duró muy poco. En septiembre,  tres meses escasos después de la boda, Martha solicitó el divorcio. Se negó a soportar las crisis alcohólicas de Alfonso que desencadenaban lo peor de su carácter y lo llevaban a crudas agresiones verbales y a la violencia física.

LOS DICTADORES

Aunque se dice que, en su temprana juventud, pasó una temporada en la ciudad oriental de Santiago de Cuba, el generalísimo Trujillo jamás logró que se hiciera realidad su caro anhelo de que lo invitaran a visitar la Isla  de manera oficial. Vivía obsesionado con todo lo cubano: era cliente de la mueblería la Moda, de La Habana; se vestía con sastres cubanos y eran cubanos los médicos que lo atendían. Gran bailador, presumía de Don Juan y gustaba que sus romances y aventuras amorosas fueran de dominio público porque, a su juicio, confirmaban su virilidad.

            Trujillo tuvo también una amante cubana, la rumbera Silda. El autor de esta página vio una foto suya en la revista habanera Show. Tenía la piel color canela y una figura espectacular… Pese a los elogios que en esa publicación se le prodigan, nunca levantó cabeza en la vida nocturna capitalina: la competencia era mucha. En Santo Domingo, sin embargo, logró notoriedad, si no por su arte, sí por su relación con el dictador, que un día, tal vez para quitársela de encima, la envió a España a fin de que filmara una película. Y en Madrid la sorprendió el ajusticiamiento del sátrapa, el 31 de mayo de 1961. Pero Silda no quedó abandonada a su suerte. Un jeque árabe, petrolero y millonario, cargó con ella.

            ¿Y lo de Batista y Rosita? Lo cuenta la propia vedette en sus memorias. El dictador cubano la acosó durante largo tiempo y cuando se hizo pública su relación con el actor Armando Bianchi, la persecución se extendió a los dos. El asedio iba desde multas por insignificantes infracciones de tránsito y largas retenciones en estaciones de policía hasta presiones por parte de agentes del servicio secreto y consejos de personas aparentemente ajenas al asunto que instaban a la actriz y cantante “a portarse bien”. El hostigamiento subió de tono cuando Rosa, en 1957, se estableció en España por motivos de trabajo. El gobierno cubano le prohibió entonces que sacara a su pequeña hija del país.

            “Batista me hizo daño con eso, mucho daño”, dice ella en sus recuerdos.

EL DIABLO EN EL CUERPO

En Islas en la corriente, Hemingway traza esta descripción de Liliana, la Honesta:

            “Tenía una hermosa sonrisa, unos ojos oscuros maravillosos y espléndido pelo negro (…) Tenía un cutis terso, como un marfil color olivo, si tal marfil existiera, con un ligero matiz rosado…”

            Liliana la Honesta se inspira en un personaje real, una prostituta que hacía la vida en el bar-restaurante Floridita, de La Habana. Se hacía llamar Leopoldina,  -tal vez no fuera ese  su nombre verdadero-  y el gran escritor norteamericano mantuvo con ella un amor clandestino que se extendió a lo largo de muchos años.

            Antonio Meilán, barman de ese establecimiento, que la conoció mucho y fue testigo mudo de aquel romance, la recordaba todavía en 1992. Contó entonces a este periodista:

            -Una mulata fina, elegante, bellísima con su sonrisa deslumbradora, sus piernas larguísimas, las caderas rotundas, los pechos breves y aquel rostro en el que se agolpaban toda la picardía y la gracia de la cubana.

            Añadió:

            -¡Eso sí era una hembra! Tenía el diablo en el cuerpo…

            Leopoldina murió de cáncer, en 1951. Hemingway corrió con los gastos del sepelio.  Y fue el único hombre que la acompañó hasta la tumba. Ese día, en el Floridita, bebió más de lo habitual.

           

           

  

           

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Al Green -

Primero, el autor debería citar sus fuentes. Los varios párrafos sobre Edelmira Sampedro no es que usen la información, sino que están copiados palabra por palabra, del artículo correspondiente de wikipedia en inglés.

En cuanto al comentario de "Louis Michel Hernandez de Borbon", que se dice bisznieto de la Sampedro y Alfonso, salvo que lo diga por relajo, debería reclamar el Guiness porque le ganó a Cristo que no necesitó padre: Luis Michel tampoco madre ni abuelos, pues nunca hubo descendencia de Alfonso y Edelmira.

Maykel -

Ciro, me gustaría ver una foto más grande de Edelmira Sampedro. Soy coterráneo suyo de Sagua la Grande. Para perder la cabeza y luego el trono por ella, debió ser una beldad. Alfonso XIII y Victoria Eugenia se quejaron de su origen plebeyo -al fin y al cabo, los de la sangre azul eran ellos- pero en lo que respecta a esta villa, los Sampedro Robato fueron unos verdaderos aristócratas por sus arcas abundantes. La casa de la familia ocupa una privilegiada esquina en la plaza principal; lleva hoy una lápida porque ahí nació, en 1899, Jorge Mañach. De Edelmira no se acuerda casi nadie, pero sin dudas fue una mujer singular.
Quisiera preguntarle además por otro asunto relacionado con Sagua: ¿qué ha podido averiguar usted sobre Carnicer Torres, el periodista que embrujó a Lorca en 1930? Sé que usted escribió sobre el itinerario del poeta en Cuba, pero no he podido localizar el volumen.
Espero que tenga usted unos minutos para atender estos pedidos míos.
Un saludo.

Louis Michel Hernandez de Borbon -

Gracias por publicar algo sobre mis bisabuelos Edelmira Sampedro y Alfonso de Borbon, fue un amor corto pero intenso, lastima que termino.

Gualterio Nunez Estrada -

La mujer, en general, tiene dos motivaciones al buscar pareja para perpetuar la especie:el atractivo del poder o el fisico. No creo que haya confusion en las cubanas que se casan con espanoles por aquello de "adelantar la raza", como se dice en mofa. Conoci a muchas jineteritas cubanas que cuando veian espanoles se volvian locas, pese a que los jovencitos espanoles casi no disponian de dolares como otros turistas. Yo por mi experiencia se, que, si una cubana se enamora de ti y tiene que mantenerte, te mantiene. El interes en la mujer es natural, ella tiene que exigir responsabilidad en el hombre si es una mujer cuerda.Sobre la revista "Hola" le dire a los que piensan contrario a ella que es un tema muy femenino, por una parte, y por la otra, la revista tiene como tema central el valor de la familia, de venenosa no tiene nada. Al contrario. En Cuba se lee "Hola" a cada rato, pasa de mano en mano/ Gualterio, Sarasota, Florida, 34233, USA.

cuervo -

al comentario de Eldorado acerca de la confusion de la mujer cubana ante la posibilidad de casarce con un extranjero, creo (por experiencia propia) que la gente que la rodea crea un sin fin de expectativas que quitan la posibilidad de ver por si mismos

Ricardo -

¡AY! LA VANIDAD MASCULINA

Un torero español, cuyo nombre obviaremos por obvias razones, se encaprichó de Ava, o más bien Ava se encaprichó del torero. El resultado fue que acabaron en la cama del hotel donde se hospedaba la mesalinica estrella.

Ahora verán. Eran los dos o las tres de la mañana cuando el torero había terminado, o ya no podía mas con su cuerpo, vaya usted a saber.

Decía que el torero acabó su “faena” ignoro si merecedora de “orejas” y “rabo” cuando Ava toda extrañada observa como se levanta el torero de la cama y va colocándose una tras otra todas sus ropas tiradas por el suelo.

Estaba ya atándose los cordones de los zapatos cuando Ava toda extrañada no puede evitar preguntarle ¿Adonde vas a estas horas?
¿Qué adonde voy? Al bar de Chicote a contarles esto a mis amigos.

Ava era la mujer más guapa del mundo, el mito por el que suspiraban millones de varones. Ya sé que no es muy caballeroso alardear de conquistas, pero es que hay cosas que no se pueden aguantar.

Si lo de la cama fue la hostia, contárselo a tus amigos, mira lo que te digo, eso tuvo que ser la rehostia.

La vanidad masculina. ¡ay mi madre! ¡no es fácil!

Ricardo -

AMORES CUBANOS: ¿ADORABLES MENTIRAS?

El director español Fernando Colomo dirigió una película “Cuarteto de La Habana” donde en la primera escena se ve la boda del príncipe Felipe con una chica cubana. No hubiera estado nada mal que se hubiera transformado la ficción en realidad. De cualquier forma fue premonitorio porque seguramente será el primer rey español cuya consorte es una plebeya. En esta película trabajan Mirtha Ibarra, Laura Ramos y Daisy Granados entre otras.

Daisy Granados se dedica a alquilar el “Hola”, ¿hay muchas mujeres que leen el Hola allá? Si a ellas les gusta ver las fotos de las bodas, los vestidos de las actrices y esas cosas ¿eso es malo? Quizás se sientan poco revolucionarias y les provoque un sentimiento de culpa esa afición por las bodas y los vestidos capitalistas. ¿Poco revolucionario leer el Hola? ¡Que bobería! ¿Verdad?

Que les voy a decir que no sepan de esta afición por los matrimonios entre español y cubana. Los españoles viajando a América al nuevo Eldorado, no se trata ahora de ninguna ciudad de oro, esta vez la quimera es conseguir el amor de una mujer cubana.

Este moderno Eldorado esta vez es en dos direcciones. Son dos Eldorados distintos el perseguido por los españoles y por las cubanas. Por desgracia estos dos Eldorados a veces no llegan a coincidir nunca.

No les estoy hablando de los otros españoles que va a Cuba a otras cosas. Estamos hablando de los que van creyendo en el Amor. ¿Han visto “Lista de espera”? Hay una cubana que se va a casar con un español, él está realmente enamorado, ella es un mar de confusiones. A la pobretica le llaman “traidora” por enamorarse de un español. Es una confusión de sentimientos casarse con un extranjero.

De todas formas nunca está de más soñar. Es bonito. Es una ilusión o mejor llamarlo esperanza. ¿Por qué perder la esperanza? Con esta fama de apasionadas de las mujeres cubanas ¿Qué español es capaz de resistirse a la tentación? Alguna vez ha resultado un final feliz.

Y si no llega a realizarse, no importa que sea un sueño, mientras dura eres feliz.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres